InicioDescentralizado 2011Lo que tu viejo no te contó: El día que "Lolo" Fernández rechazó un cheque en blanco

Publicado el Jue, 24/11/2011 - 12:01

Lo que tu viejo no te contó: El día que "Lolo" Fernández rechazó un cheque en blanco


Lo que tu viejo no te contó: El día que "Lolo" Fernández rechazó un cheque en blanco

Lolo Fernández, el más grande jugador peruano de todos los tiempos, tiene cientos de anécdotas. Esta es una de ellas que él mismo dejó en sus apuntes personales cuando se fue a jugar a Santiago de Chile para reforzar a Colo Colo en un amistoso contra Independiente de Avellaneda. Fue tan apoteósica su actuación que los dirigentes colocolinos le ofrecieron todo el dinero del mundo... y lo rechazó.


“Ese viaje a Chile en 1949 fue increíble, me hice pasar por embajador hasta recibí la mejor oferta de dinero en mi vida. Me llevaron para un amistoso, iba recomendado por mi hermano Arturo, el ‘Pibe’ Socarraz y Jorge Góngora, que jugaban como mucho suceso en el Colo Colo. El choque contra los ‘Diablos Rojos’ de Avellaneda fue increíble. En el mediocampo tenía a Coletta, un hombre pura fibra y temperamento. Y desde luego nos declaramos un duelo tremendo, que volvía a revivir cada vez que nos encontrábamos. Gracias a Dios, ese día el vencedor fui yo”.

“El partido fue duro y muy luchado. Hasta que en una buena combinación me dejaron la redonda, como a mí me gustaba y saqué un disparo fiero. El golero Bello no pudo hacer nada para evitar la caída. Ya se imaginan cómo celebró el público chileno con esa conquista que a la larga le dio el triunfo a Colo Colo. Una victoria para ellos inolvidable”.


Desde ese momento comenzaron a acecharme, dirigentes, hinchas y jugadores chilenos para que me quedara a jugar allá. Para qué, yo siempre he sido muy pegado a mi tierra, a mi familia, a mi club. Mi respuesta siempre fue negativa. El último intento lo hizo el presidente colocolino, cuando iba a tomar el avión y me dijo ‘Fíjese Lolo, aquí está el cheque en blanco....usted póngale la cantidad, pagamos lo que pida...’. Lo miré y le dije ‘Disculpe, mi club está en Lima, y se llama la ‘U’”. Una demostración eterna de amor a una camiseta.
 


Sigue a tu equipo favorito