Así corran no se salvan

En aras de no quebrar el espíritu ganador del equipo, los dirigentes no emitirán opinión respecto a la rebaja de sueldos. Sin embargo, es una decisión tomada duela a quien le duela.


Tal medida de emergencia no escatima rangos ni nacionalidades. Ya que hasta Juan Jayo Legario y Henry Quinteros, dos pesos pesados del plantel, deberán acatar la disposición; caso contrario, tendrán las puertas abiertas del club.


Sin embargo, los primeros jugadores que se reúnan con los dirigentes en el receso del torneo serán aquellos que acaban de renovar contrato por un incremento desmesurado de sus respectivos honorarios. ¿Alguien se salvará del callejón oscuro?


Recomendaciones