Carlos Salinas: A Indecopi le espera una labor desratizadora

Carlos Salinas, Director del Diario LÍBERO, explica hoy la labor que Indecopi  y el gobierno peruano realizarán para salvar al fútbol peruano en la crisis inmersa. Lee la opinión de nuestro director y entérate de todos los pormenores de el caso.

 

Ante la falta de pantalones de Manuel Burga para solucionar la crisis del fútbol peruano y frente al descalabro económico en el que se encuentran Alianza Lima y Universitario de Deportes, el Gobierno optó ayer por darle facultades a Indecopi para que declare el inicio de un procedimiento concursal en los clubes con deudas millonarias y nombre a un administrador temporal que maneje sus cuentas y los salve de la bancarrota.

 

Sin duda alguna, esta determinación no deja de ser dolorosa para los hinchas y socios honorables, pero ante la gravedad de los hechos resulta necesaria porque de otra manera los dos grandes del balompié nacional corren el riesgo de desaparecer debido a la informalidad en sus manejos, los robos dirigenciales, la nula voluntad de pago de deudas y la cuestionable política de endeudamiento.

 

El administrador temporal que nombre Indecopi en cada club reemplazará en pleno derecho en sus facultades legales y estatutarias a los directores, gerentes, representantes legales y apoderados del club deudor. Es decir, bajo esta figura, Guillermo Alarcón y Julio Pacheco deben salir volando de Alianza Lima y Universitaro. Además se garantiza que estos individuos se mantengan totalmente alejados del proceso de reestructuración de los clubes.

 

Ahora bien, hay un serio problema que podría entrampar la función del administrador y su proceso de salvataje: la contabilidad de ambos clubes está en manos de Alarcón y Pacheco, algo grave, por cierto, que no hace sino confirmar que Alianza y la “U” han estado secuestrados por sus pseudopresidentes.

 

En el caso de los íntimos, la semana pasada fueron sacadas todas las computadoras del área contable de Matute y el paradero de estas es desconocido. La oposición aliancista ha denunciado un trabajo de limpieza de discos duros con la finalidad de borrar todas las atrocidades de la gestión Alarcón. Según voceros de la facción “Alianza por el Cambio”, hay dineros que literalmente desaparecieron de las arcas del club en los últimos tres años.

 

Algo no menos grave pasa en la “U”, donde el manejo administrativo del club no está en el estadio Monumental y menos en el “Lolo” Fernández, sino en las oficinas de Santo Domingo, bajo la supervisión de un Julio Pacheco que, a criterio de quienes lo cuestionan, podría inflar aún más la deuda que, según él, le tiene el club merengue, con la finalidad de asegurarse un lugar en una futura junta de acreedores. ¿Tendrá cómo probar que en solo un año de gestión sacó de su bolsillo cinco millones de dólares y los puso en el equipo? ¿Pacheco hizo esto con la sana intención de reflotar el club o con la oscura finalidad de apropiarse de él?

 

No será fácil para Indecopi iniciar esta labor “desratizadora” en el fútbol profesional. Varios dirigentes se escudarán en artimañas para que sus delitos no sean descubiertos. Pero al final ganarán los clubes que se ordenarán económicamente y recuperarán la grandeza institucional que jamás debieron perder.

Recomendaciones