Se merecen los aplausos: Italia fue recibida en su país por miles de aficionados

La selección italiana llegó al aeropuerto romano de Fiumicino, tras la derrota encajada en la final de la Eurocopa ante España por 4-0 en el Olímpico de Kiev, y fue acogida con los aplausos de un millar de aficionados, quienes les agradecieron la hazaña de haber llegado hasta la última etapa del torneo que se disputó en un momento difícil para el 'calcio', salpicado por una nuevo escándalo de apuestas ilegales y amaño de partidos.

Los jugadores descendieron del avión vestidos con el traje y la corbata de la selección, más serenos de lo que estaban ayer, e incluso bromearon con algunos de los aficionados, que tuvieron la oportunidad de hacerse varias fotos con ellos.
      
El arquero y capitán de la 'Azzurra', Gianluigi Buffon, comentó que pese a la "amargura" por el resultado ante la ‘Roja’, les queda el saber que han disputado una gran Eurocopa. "Disputamos la final contra los más fuertes en condiciones no óptimas", manifestó, en alusión al estado de forma con el que llegaban al encuentro algunos italianos y que se evidenció con las lesiones de Giorgio Chiellini, quien tuvo que ser sustituido en el primer tiempo, y Thiago Motta, que salió del campo en camilla.

Muchos de los gritos de ánimo fueron también para el entrenador Cesare Prandelli, artífice de este equipo y al que los aficionados elogiaron haber devuelto la confianza al grupo, que alcanzó un resultado por el que pocos apostaban al inicio de la competición.

Rápidamente, los jugadores se dirigieron al palacio del Quirinal, donde fueron recibidos por el jefe del Estado, Giorgio Napolitano.

      
 


Recomendaciones