Corazón roto

El portugués Cristiano Ronaldo parece condenado a la insatisfacción, pues pese a tenerlo todo para considerarse un triunfador siempre se queda sin esos detalles que lo harían sentir más especial.


Para celebrar su cumpleaños número 27, Ronaldo organizó una fabulosa fiesta de cumpleaños en la que no faltaron buenos amigos y compañeros de su carrera futbolística.


Sin embargo, el crack del Real Madrid no tuvo una celebración tan agradable, ya que su novia, la rusa Irina Shayk, casi y se olvidó de él, pues desde Las Vegas solo le envió una torta de chocolate y no lo acompañó en su “santo”.


Curiosamente, la torta que mostró Ronaldo en su cuenta de Twitter  guardaba un gran parecido con una que ofreció a Irina con motivo de su cumpleaños 25 en el pasado enero.


Hace algunos meses, Cristiano había anunciado a algunos familiares y amigos cercanos que deseaba casarse con Irina; sin embargo, varias acciones de ella harían desistir de este paso al “mejor amigo” de Messi.

Recomendaciones