No se lo fumó con “Pipita”

Barcelona sigue siendo el amo y señor del planeta fútbol. El cuadro azulgrana empató 1-1 en el choque de vuelta con el clásico rival, Real Madrid en el estadio Camp Nou, y dicha igualdad valió para que Lionel Messi y compañía accedan a la final de la Liga de Campeones, a disputarse en Wembley el próximo 28 de mayo. Recordemos que en el partido de ida los catalanes se impusieron 2-0 en el Santiago Bernabéu.


Los flashes y las miradas apuntaron, por cuarta vez en el año, a los conjuntos más poderosos de España, y tal vez del mundo. Además, emocionó a más de uno ver a Abidal en el campo de juego, luego de ser operado hace 2 meses por un tumor en el hígado.


El Barza fue más en toda la extensión del cotejo, no hay duda, pero el conjunto merengue apeló a la garra y a esa estirpe de equipo corajudo para darle dura pelea a los culé, que en algunos pasajes tembló de miedo.


Comió merengue


Pedro Rodríguez abrió el marcador de un cerrado cotejo a los 54’, tras un magistral pase de Andrés Iniesta. Todo Barcelona celebraba, era el tanto de la tranquilidad para asegurar su pase a la tan ansiada final y soñar con levantar la “Orejona”.


Sin embargo, el Madrid no claudicó y decidió pelear hasta el final, como los grandes. Ángel Di María arremetió con un zurdazo que dio en el poste, pero ahí estuvo atento el lateral brasileño Marcelo para decretar el empate, a los 64 minutos.


Ni Cristiano Ronaldo, Gonzalo Higuaín, Emmanuel Adebayor y Kaká pudieron cambiar la historia. El gran Barcelona está en la final y hoy espera su rival que saldrá de la llave entre Schalke 04, de Farfán, o Manchester United. ¡Vizca el Barza!


Recomendaciones